2012-09-05_sust_pnumaEl informe del PNUMA Perspectivas de los Productos Químicos a Nivel Mundial, pone de relieve la importante carga económica que imponen los peligros planteados por los productos químicos, especialmente en los países en desarrollo.

Según un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), los gobiernos y la industria deben tomar medidas de manera coordinada y urgente para reducir los riesgos cada vez mayores que plantea para la salud humana y el medio ambiente la gestión insostenible de los productos químicos en todo el mundo.

La publicación de este informe, que constituye la primera evaluación exhaustiva de este tipo, tiene lugar después de que en junio, en la Cumbre de Río+20, los países reafirmaron su compromiso de evitar el vertido ilegal de desechos tóxicos, desarrollar alternativas más seguras a las sustancias químicas peligrosas en los productos y aumentar el reciclado de residuos, entre otras medidas. La gestión racional de los productos químicos puede reducir estas cargas financieras y para la salud, además de mejorar los medios de vida, ayudar a los ecosistemas, reducir la contaminación y fomentar el desarrollo de tecnologías verdes, según revela el estudio.

Mediante el examen de las tendencias mundiales de los productos químicos y sus implicaciones económicas, el informe del PNUMA señala los enfoques más eficaces que pueden adoptar los responsables de la toma de decisiones para hacer realidad estos compromisos. "Las comunidades de todo el mundo en particular las de los países emergentes y en desarrollo dependen cada vez más de los productos químicos, desde los fertilizantes y productos petroquímicos hasta los plásticos y productos electrónicos, para su desarrollo económico y para mejorar sus medios de vida", afirmó el secretario general adjunto de la ONU y director ejecutivo del PNUMA, Achim Steiner.

"Pero los beneficios que pueden generar los productos químicos no deben obtenerse a expensas de la salud humana y el medio ambiente. La contaminación y las enfermedades relacionadas con el uso, la producción y la eliminación insostenibles de los productos químicos pueden, de hecho, obstaculizar el progreso hacia los objetivos clave de desarrollo al afectar al suministro de agua, la seguridad alimentaria, el bienestar o la productividad de los trabajadores. Es por ello que la disminución de los riesgos y la mejora de la gestión de los productos químicos   en todas las etapas de la cadena de suministro   son un componente esencial de la transición a una economía verde con bajas emisiones de carbono, eficiente en el uso de los recursos e inclusiva", agregó Achim Steiner.

En la Cumbre Mundial sobre el Desarrollo Sostenible, celebrada en 2002 en Johannesburgo, los Estados miembros de la Organización de las Naciones Unidas fijaron la meta de que para 2020, los productos químicos se produzcan y utilicen de forma que reduzcan al mínimo los efectos adversos significativos sobre la salud humana y el medio ambiente.

"El análisis económico presentado en Perspectivas de los productos químicos a nivel mundial demuestra que la gestión racional de los productos químicos es una esfera que tiene tanta validez como la educación, el transporte, la infraestructura, los servicios directos de atención de la salud y otros servicios públicos esenciales. Esto podría fomentar la creación de muchos empleos y medios de subsistencia verdes, decentes y saludables para los países desarrollados y en desarrollo ", explicó la Dra. María Neira, Directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS.

"Una gestión efectiva a largo plazo de los productos químicos y los residuos sienta las bases para una economía verde pujante, para garantizar un entorno más saludable y para una distribución más justa de los beneficios del desarrollo en todos los estamentos de la sociedad", agregó la Dra. Neira.

En los últimos años, las convenciones internacionales, los gobiernos y las corporaciones han tomado medidas importantes en el desarrollo de las capacidades nacionales e internacionales para la gestión segura y racional de los productos químicos.

Pero el informe Perspectivas de los productos químicos a nivel mundial afirma que no se han realizado adelantos al ritmo deseado y que los resultados a menudo no son suficientes.
• De las aproximadamente 140.000 o más sustancias químicas que se encuentran en el mercado hoy en día, sólo se ha hecho una evaluación exhaustiva de una fracción para determinar sus efectos en la salud humana y el medio ambiente.
• Se calcula que hasta el 75% de los residuos electrónicos generados en Europa y aproximadamente el 80% de los generados en los Estados Unidos van a un paradero desconocido.
• Las intoxicaciones por productos químicos industriales y agrícolas se encuentran entre las cinco principales causas de muerte en el mundo: provocan más de 1 millón de muertes al año y generan 14 millones de años de vida ajustados en función de la discapacidad. El volumen de accidentes de trabajo involuntarios relacionados con productos químicos sigue aumentando rápidamente.

Tendencias mundiales de los productos químicos: impactos en el medio ambiente y la salud

En los países en desarrollo y con economías emergentes, los productos de la industria química   tales como colorantes, detergentes y adhesivos, entre otros   están reemplazando rápidamente los productos tradicionales de origen vegetal o animal o a base de cerámica. Según el informe del PNUMA, las ventas mundiales de productos químicos van a aumentar alrededor de un 3% al año hasta 2050.

Se calcula que África y el Oriente Medio registrarán un incremento promedio del 40% en la producción de productos químicos entre 2012 y 2020, y que en América Latina el aumento será de un 33%.

El aumento del uso y la dependencia de los productos químicos, destacados en el informe del PNUMA, significa que los productos químicos sintéticos se están convirtiendo rápidamente en los principales componentes de las corrientes de desechos y de la contaminación en todo el mundo   lo cual aumenta la exposición de las personas y de los hábitats a los riesgos químicos.

Los factores que dan lugar a las mayores preocupaciones ambientales son, entre otros, la contaminación con plaguicidas y fertilizantes de los ríos y lagos, la contaminación por metales pesados asociados con la producción de cemento y la producción textil, y la contaminación por dioxinas proveniente de la minería.

Los contaminantes orgánicos persistentes (COP) pueden transportarse a grandes distancias en el aire y luego depositarse sobre los recursos de la tierra y el agua. Estos productos químicos pueden acumularse en los organismos a medida que van subiendo en la cadena trófica.

El mercurio, por ejemplo, es transformado por organismos acuáticos en compuestos que pueden alcanzar decenas de miles de veces la concentración a la que se encontraba originalmente en el agua.
Además de dañar la biodiversidad, este fenómeno puede tener un efecto grave en la pesca   una fuente importante de proteínas y sustento para millones de personas del mundo entero.

Para mayor información y detalle del informe revise sitio del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA).