2012-06-12_pan_sustEn diario El Mercurio destacan labor de 22 panaderías en Centros de Educación y Trabajo de cárceles de Chile, las que proveen de pan a hospitales y casinos públicos. Son cerca de 335 internos de cárceles de distintas regiones que forman parte de este programa de reinserción laboral.

Internos que participan en Centros de Educación y Trabajo preparan pan, tortas y kuchenes que venden a hospitales y otros servicios públicos. Alguna de las panaderías  de los CET figuran como proveedoras de ChileCompra. Según Gendarmería, en Chile hay 22 panaderías con 335 internos trabajando. De ellos 35 son maestros y 300 panaderos o ayudantes. Los panaderos quieren seguir en el oficio cuando recuperen su libertad.

En el caso del CET de Arica, los internos producen 700 kilos al día. De ellos 650 kilos alimentan a los residentes de la cárcel de Acha, donde hay un total de tres mil personas. El resto lo venden a $700 el kilo en local junto al penal. “La idea es proyectar este trabajo, para que los reclusos, al volver al medio libre, puedan seguir desarrollándose en el oficio que aprendieron”, doce Clemente Cerda, seremi de Justicia de la XV Región.

En Valparaíso elaboran al día 1.400 kilos de pan, que en gran parte es para alimentar a los  3 mil 400 presos. Sin embargo, la producción alcanza también para vender al Hospital Carlos Van Buren, un jardín infantil y el casino de una empresa. Los internos que trabajan ahí reciben hasta 182 mil pesos. Según explica la jefa (s) del CET del puerto, Lilian Muñoz, “hemos tenido algunos con largas condenas, pero que han demostrado un cambio importante en sus conductas, y en eso, los exámenes son rigurosos”.

Lea toda la noticia publicada en Cuerpo C, El Mercurio del 09 de junio de 2012.