Revisa la columna de la directora de ChileCompra, Trinidad Inostroza, quien destaca que de incorporarse 100 mil mujeres adicionales al mercado laboral, el país crecería en 0,65 puntos adicionales.

Fe de errata en la edición impresa de El Mercurio:  En el primer párrafo, donde dice "100 mujeres" hace referencia a "100 mil mujeres". Revisa aquí la publicación

Las mujeres son mayoría en Chile. Pero, si bien alcanzan el 52,7% de la población, tienen menos oportunidades laborales, de emprendimiento y financiamiento respecto a los hombres. Chile tiene la menor participación laboral femenina de Sudamérica con sólo un 41,9%. Y según un estudio del Ministerio de Economía (2016), si la economía chilena incorporara a 100 mil mujeres adicionales al mercado laboral, el país crecería en 0,65 puntos adicionales.

En el país, una mujer recibe -en promedio- un 30% menos de lo que consigue un hombre por realizar la misma función. Además, el 37% de las mujeres no participa del mundo laboral por razones familiares, número que, en el caso de los hombres, apenas alcanza el 2%, convirtiéndola en la principal causa de inactividad femenina. 

Las cifras nos hablan de una clara desigualdad. ¿Y qué pasa en ChileCompra? En el mercado público -donde se hacen negocios por más de 12.000 millones de dólares al año y donde la participación de las pymes corresponde a más del 60% de los montos transados anualmente- existe una brecha muy grande aún entre la participación de mujeres y de hombres. 

Sólo el 36% de las personas naturales son proveedoras en www.mercadopublico.cl: es decir 20 mil de un universo de 55.000 emprendedores. Y las que logran hacer negocios con el Estado sólo se adjudican el 26% de los montos, una situación que atender considerando que el 63,8% de ellas declara ser la principal proveedora del hogar y, en un porcentaje similar, genera empleo.

¿Cómo podemos disminuir esta significativa brecha? ¿Por qué es tan importante que más mujeres hagan negocios con el Estado? ChileCompra está trabajando en las respuestas a estas preguntas. Nuestro país necesita hacer este cambio, pues según la OCDE, la baja participación laboral de las mujeres es uno de los principales obstáculos para que Chile alcance su pleno desarrollo. USA nos lleva una ventaja de más de 40 años trabajando en políticas para la incorporación de mujeres en las compras públicas, incluso con cuotas reservadas a empresas femeninas. ChileCompra es un buen lugar para las mujeres porque pueden compatibilizar sus exigencias diarias con la generación de ingresos.

Es un sistema en línea que permite ofrecer productos y servicios desde cualquier punto del país. Por ello, siguiendo los desafíos de productividad del gobierno es que ChileCompra lleva adelante un plan de acción para fomentar la participación femenina en los negocios con el Estado, a través de modificaciones al reglamento de compras públicas y de la directiva número 20 que recomienda a los organismos públicos incorporar criterios con enfoque de género al momento de realizar las compras públicas; así como con programas especializados de capacitación, asesoría de Comunidad Mujer y la exhibición de casos de proveedoras exitosas. 

Y hace algunas semanas lanzamos el Sello Empresa Mujer, para que los compradores públicos puedan identificar a las empresas lideradas por mujeres o con más del 50% de la propiedad de una o más mujeres. Así este certificado puede ser incluido como criterio de evaluación en las bases de licitación de las entidades estatales o como característica de impacto social en sus compras directas menores a 10 UTM, favoreciendo su contratación. En Chile son 1.4 millones las mujeres que quieren trabajar, pero no pueden. Cuidan a sus hijos o a sus adultos mayores. Si éstas lograran integrar al mundo laboral, el PIB nacional podría aumentar en 9%. ChileCompra es una herramienta para que el país comience a acercarse a esa cifra, porque Chile requiere de más mujeres contribuyendo al desarrollo.