A través de proyecto triangular entre Alemania, Chile y México se buscará incrementar las compras públicas con criterios sustentables y concretar acciones en pro de un mercado más respetuoso con el medio ambiente.

Como antesala de proyecto Triangular, durante la primera semana de octubre se realizaron una serie de reuniones entre organismos de los países participantes de modo de concordar objetivos, acciones y programa de trabajo con miras a 2014.  Alejandro Luna Ramos, titular de Unidad de Normatividad de Contrataciones de Compras Públicas, de la Secretaría de la Función Pública del gobierno de México formó parte de comitiva que permaneció en Chile para la etapa de elaboración de propuesta de proyecto de cooperación.  

“En México ya existen algunos avances de normativa en materia de compras sustentables, sin embargo como otros países de Latinoamérica necesitamos desarrollar más sobre este tema. Nos estamos acercando a Chile y Alemania que son países que tienen mayor experiencia, de modo de intercambiar este conocimiento y perfeccionar lo que ya tenemos”, comenta Alejandro Luna. Asimismo señaló que este tema ha sido levantado como parte de los programas de gobierno en materia de consumo y producción sustentable.

”El Estado es un actor importante para fomentar  la sustentabilidad. En México, las compras públicas representan entre el 14 y el 15% del PIB del país, ya sea por el tamaño del país, en cuanto a población, y por los requerimientos en bienes, servicios y obras públicas”, señala. Incrementar las compras del sector público en México bajo criterios no sólo de precio sino también de sustentabilidad, es parte de los objetivos que se propone la Secretaría de Función Pública a través de este proyecto, explica Alejandro Luna.

“El desafío está en cómo poder implementarlo,  especialmente considerando que en nuestros países no hay un mercado muy amplio de productos con estas características sustentables. De tal manera que este mercado en principio no satisface todas las necesidades del Estado. Sin embargo, es cuestión de ir fomentando, que se cree este mercado a través de ciertos incentivos y uno de estos incentivos es que el Estado comience a comprar gradualmente este tipo de productos sustentables”.

Sobre el proyecto señaló “estamos iniciando estas reuniones para acordar los temas en los que vamos a cooperar entre los tres países. Se trata de abarcar el concepto de sustentabilidad en los términos más amplio no sólo de carácter ambiental sino también social y económico. Entonces vamos a definir los tópicos a seguir y los proyectos específicos sobre temas prioritarios para cada uno de los países”.  “La intención de los tres países es poder llegar a poner en práctica conceptos que se manejan desde hace tiempo y ser más pragmáticos sobre estos temas”, concluye Luna Ramos.