En la Declaración de Santiago, suscrita por los 43 Jefes de Estados y Gobierno participantes en la reciente Cumbre CELAC UE, se establece la voluntad política de promover el desarrollo sustentable, apoyando las inversiones productivas que cumplan plenamente e integren las dimensiones económicas, sociales y ambientales.

En el Plan de Acción CELAC UE 2013-2014 destaca el objetivo de incluir, en lo posible, las pautas y principios reconocidos a nivel internacional sobre Responsabilidad Social en la definición de políticas y planes nacionales, con el fin de promover el buen comportamiento empresarial, por ejemplo estimulando el pago oportuno a proveedores, en especial (MPYME) por parte de los sectores público y privado.

También se señala el objetivo de promover políticas públicas que fomenten la transparencia por parte de las empresas en materia social, ambiental y de derechos humanos.Dentro de los resultados esperados de este Plan de Acción, se encuentra la presentación de un informe de planes de acción nacionales sobre Responsabilidad Social en la próxima Cumbre CELAC-UE de Jefes de Estado y Gobierno en 2015. Así como desarrollar una reunión birregional sobre empresas modelo que apliquen el concepto de responsabilidad social en relación a asuntos sociales, medioambientales y de derechos humanos.

Derechos Humanos: la Declaración de Santiago reafirmó el compromiso de los 43 países participantes  con la universalidad e indivisibilidad de los derechos humanos, establecidos en la Declaración Universal  de Derechos Humanos, como expresión de la voluntad CELAC-UE para cumplir con las obligaciones emanadas de  los pactos internacionales  en la materia, incluyendo los convenios ratificados por los países participantes a objeto de  seguir mejorando  la cooperación internacional, como la promoción y protección de  derechos humanos en estos países. El documento destaca igualmente el rol central de las Naciones Unidas y la contribución de los órganos de derechos humanos y organizaciones como el Consejo de Derechos Humanos.

Comercio e inversión: reafirmamos nuestro compromiso de adoptar políticas que promuevan  el comercio y la inversión entre países de la CELAC y la UE,  en  el convencimiento que contribuyen a  asegurar  el desarrollo  sustentable  y pueden fomentar el  crecimiento económico y  la generación  de  empleo, especialmente de los  jóvenes, en ambas regiones. Estas políticas deben basarse en la  cooperación  y la  complementariedad, en   la   solidaridad y la inclusión  social, en la responsabilidad ambiental  -teniendo en cuenta  el principio  de  responsabilidades  comunes  pero diferenciadas y las capacidades respectivas- respecto de la   equidad y la igualdad de oportunidades, en beneficios  mutuos y teniendo en cuenta, los diferentes niveles de desarrollo y las prioridades respectivas  de los  países de la CELAC  y la UE", destacando que éstas "deben apuntar  a facilitar y profundizar  acuerdos comerciales, la integración de cadenas productivas, la transferencia de tecnología y a promover la participación de micro, pequeñas  y medianas empresas, como actores  locales e indígenas, según las  circunstancias  nacionales  en   el marco del comercio  birregional".

Desarrollo Sustentable: “expresamos nuestro compromiso de alcanzar un desarrollo sustentable en sus  tres dimensiones, económica, social  y  ambiental,  en  forma  integrada  y  equilibrada. En este sentido, apoyamos todas las iniciativas que implican el  fortalecimiento de la cooperación, la transferencia del conocimiento y la preservación y conservación del patrimonio natural y cultural, y la protección de la biodiversidad. También reafirmamos el derecho soberano de los Estados sobre sus recursos  naturales y su responsabilidad de preservar el medio ambiente, de acuerdo con el  derecho y principios nacionales e internacionales”.

Se acogen los acuerdos de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sustentable  (Río + 20) y  la aprobación del documento “El futuro que queremos”, como un  paso más  hacia del logro del desarrollo sustentable, al tiempo que subraya la erradicación de la pobreza como el mayor desafío global que enfrenta el  mundo y como requisito indispensable para lograr ese desarrollo. Se reafirma el papel de la Asamblea General de la ONU, enfatizando en la importancia de un marco institucional fortalecido para el desarrollo sustentable, incluyendo el fortalecimiento  del Consejo Económico y Social y el Programa de Medio Ambiente de las Naciones Unidas, para efectos de asegurar el pronto establecimiento de un Foro Político de Alto Nivel sobre Desarrollo  Sustentable.

Cambio climático: se expresa la voluntad de adoptar un protocolo,  otro  instrumento  legal  o  una  solución convenida  jurídicamente vinculante bajo  la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático (CMNUCC) para  el  2015, que  entre en  vigencia  y se implemente a partir de 2020, aplicable a  todas las partes y en coherencia con los resultados de Cancún (2010), Durban (2011) y Doha (2012), para reducir las emisiones de gases con efecto invernadero.
Se reconoce la importancia de la  implementación  del  segundo período  de  compromiso del Protocolo de Kioto, tomando  nota  del  anuncio de  una reunión  de alto  nivel  sobre Cambio Climático en  2014.

Desarrollo social: priorizar  el  desarrollo  social,  salud, educación  y  promover el crecimiento económico sostenido  e  inclusivo -a  la vez  que garantiza una sociedad incluyente, justa, y equitativa y en condiciones de salud- es también esencial   para   lograr el   desarrollo sustentable. Se estableció así el compromiso para trabajar  constantemente  a fin de erradicar la   pobreza, fomentar la igualdad (incluyendo la de género), la inclusión social para proteger a grupos más vulnerables, incluyendo a los pueblos indígenas y sus comunidades, reconociendo el desafío de mejorar  las  políticas y proporcionar, entre otros, recursos obtenidos adecuadamente de servicios básicos de  salud,  agua y saneamiento, vivienda,  educación,  transporte público y energía.

Se reitera el derecho de los ciudadanos a participar en la formulación, implementación y seguimiento de las políticas públicas donde el  acceso  universal y uso de tecnologías de  información y comunicación (TIC) juegan un papel esencial en cuanto a la importancia de la participación ciudadana.

Sistemas de seguridad social: se expresa la voluntad de intercambiar  experiencias y   mejores  prácticas para explorar posibilidades de cooperación  birregional, incluyendo el establecimiento de acuerdos bilaterales de seguridad social entre países CELAC y los Estados miembros de la UE, en congruencia con las legislaciones nacionales  y acuerdos bilaterales o multilaterales de seguridad social existentes, como la Convención  de Seguridad Social de Iberoamérica.

Se ratifica la firme decisión de proteger y fomentar la seguridad de los trabajadores y la salud en ambas regiones y el compromiso de desarrollar una “Hoja de Ruta CELAC UE sobre Seguridad y Salud en el Trabajo”, en  línea  con los principios  consagrados  en  los Convenios  de  la  Organización Internacional  del Trabajo (OIT).

Revise documento completo en sitio de gobierno de Chile/Cumbres